#CarnéUniversitario #MCEO2017

Captura de pantalla 2018-09-21 a la(s) 19.44.56
Universitaria. Estudiante de Derecho y Ciencias Políticas. Año 1995. Foto en Huaral, Perú

Mes de mayo del 2017. Domingo, temprano, organizaba el desayuno que serviría al grupo que me había tocado en la maestría. Grupo que recién conocía y que nos acompañaríamos durante todo el año 2017 y también, todo el 2018. Teníamos que llevarnos bien. Puse mi CD de Jack Johnson, huevos orgánicos, hierba luisa y manzanilla natural, jugo de manzana@puntoorgánico, pan de Bety 🙂 y mucho café!. Poca confianza, todos millenials, pocos dinosaurios como yo. Y, rápido apareció la pregunta #SinFiltro del gran Silvio, “Katita, una pregunta, ¿cuándo tu eras joven, eras hippie?”. No sabía si llorar o reír, solo atiné a decirle, “Silvio, pero si yo sigo siendo joven”. Ja!.

Amé ese momento, nunca lo olvidaré, nunca lo olvidaremos Rai, Mel, Gabo, Silvio, los tengo en mi corazón para siempre. Y esa pregunta me hizo pensar, quizá aún no lo asimilo, no sé si soy hippie, o quizá hipster, como un profesor de la maestría me calificó, con mucho respeto, al minuto 08 de haber iniciado su sesión. Lo único que sé, es que soy feliz en la mitad del monte, cerca al mar, en la selva, mirando las estrellas, con pajaritos que pasan delante mío, viendo tapires, y si aparecen abejas o mariposas, sonrío más.

Mes de Setiembre del 2018, quedan pocas semanas del año. Año en el que cumplo un reto valiente en la vida, con 44 años cumplidos, culmino la maestría y estoy en un nivel upper en inglés, ni yo me lo creo. Volví a ser universitaria, carné universitario, amanecidas leyendo, jueves de vinos con los compañeros, fines de semana de lectura, números y más números, PAD, UDEP, profesor particular de contabilidad, inglés a las 7 am, leer, escuchar, grupo de estudio, vida universitaria.

Etapa que empieza a culminar, y hago una reflexión que me enseñó la dureza de la realidad en la prensa, que la vida es un tiempo corto, único y que no vuelve. Por eso dedico con todo mi cariño este post a todos mis compañeros, hoy mis amigos del MCEO que durante el 2017 y el 2018, estuvimos juntos, viviendo, en el mismo túnel, ayudándonos, aprendiendo.

Confieso que en clase tuve algunos episodios, que me costaron una baja en el promedio. Quizá fui algo pasional, disculpen lo pesada que debo haber sido, pero siempre fue defendiendo al papel antes que al plástico, o confesar públicamente mi profunda tristeza por la posible extinción de la comunidad kandoshi, o en el intercambio en la Universidad de Navarra intentar, en la primera sesión, posicionar la palabra sostenibilidad, y en las noches de fiesta fui la encargada oficial de llevar al recycling point las botellas que nos bebimos en #NuestroBar. Los voy a extrañar.

El resultado, un grupo hermoso que trabaja por el desarrollo del Perú y eso es tan gratificante. Tomar la decisión de estudiar cuesta, no solo tiempo, también dinero, lo único que hoy aseguro que ha sido una gran inversión. Gracias a cada uno, a pasarla lindo ésta última etapa, el remate, con fuerza, como esponjas, para poder disfrutar de la oportunidad que tenemos, estudiar. #ThanksFamilyHome @MCEO2017.

Pd. @MelissaArana eligió la foto. #Instagram.