Illescas, Wawa Parraud.

Cámara: Roberto Muñoz
Foto: @HeinzPlenge Cámara:@RobertoMuñoz Lugar: @Illescas

 

Año 2006, año en el que empecé a investigar temas ambientales. Momento en el que conocí a lobos vestidos de corderos, esos que siempre intentan confundir. También conocí a niños intoxicados con metales pesados, a mujeres y hombres enfermos, a los maestros Kandoshi muriendo por la hepatitis C. Me crucé con héroes verdes y conservacionistas coherentes, pero también con varios verdes “figuretis”. Pero lo que me llevo en el recuerdo por siempre es a muchos periodistas del mundo comprometidos con el tema, en especial a la periodista norteamericana Bárbara Fraser.

Perú, país que me permitió conocer tantas historias, país que me acercó a entender el cambio climático. Así empecé. Luego de esos viajes, volvía a Lima y me esperaban unos días durísimos, de pocas horas de sueño, arrancaba el proceso operativo: pautear, escribir, tomar chelas, escribir, editar, tomar café y cuando el turno de edición era con el más perfeccionista, con el del oído extra terrenal, con el maestro, el señor Alfonso Ego-Aguirre, más conocido como Foncho, la valla era aún más alta. Amaré siempre su puntualidad, Foncho, cuál suizo, me esperaba minutos antes de la hora pactada y empezábamos un viaje audiovisual, fascinante. Buzo, chalina e ingresar a la congelada isla de edición, siempre con nervios, porque no sabes lo que se logrará. Foncho decía; “si me traes un buen lomo, tomate fresco y unas buenas papás, tendrás un buen lomo saltado, pero si las imágenes, el texto y la pauta están malas, solo podré cocinar “chanfainita”. Lograr el lomo saltado era un reto. Tanto aprendizaje. Agradezco hayan estado en mi camino. Con ese team trabajé muchos años. Los quiero, los tengo siempre en mi corazón.

Hoy en día existe más conciencia respecto a la conservación del medio ambiente, es maravilloso. Ayer en clase de la Maestría, nuestra experta y simpática maestra de psicología Maka, vinculo el tema del curso al reciclaje. Mi corazón latía más rápido. He aprendido a entender el comportamiento humano desde la psicología y el mensaje es que siempre será más sencillo reaccionar a las cosas que hemos vivido, experimentado, apelar a la experiencia, o en todo caso acercarnos a ella.

Hoy les dejo un reportaje, que quizá los anime a visitar un paraíso donde aún se baña el Cóndor, la Zona Reservada de Illescas. Un reportaje que siempre llevaré en mi alma, Illescas, esa punta que sobresale de nuestro mapa del Perú entre Piura y Lambayeque, dónde aún baja el cóndor andino, aquel ave majestuosa carroñera que busca carne de lobo marino en las costas del Perú.

33.- _HPS3524.jpg
08 cóndores en Zona Reservada Illescas @HeinzPlenge

Wawa Parraud, conservacionista y amante del mar que partió antes de lo debido, dejó el legado de un gran registro del cóndor en las orillas del Océano Pacífico, hoy Illescas es una zona reservada dentro de la pirámide de las áreas naturales protegidas. Este link los lleva a un trabajo que realizo Wawa. El cóndor de Punta Luna. @WawaParraud

La publicación anterior en #Katialien me dejó pensando en las personas que he conocido y se han ido, con algunos tuve más tiempo para compartir que con otros, y puedo decir, marcaron mi vida de alguna manera. Montaner siempre estará en mis recuerdos, en especial sus risas y Wawa, gracias por la confianza, te fuiste muy pronto, intentaré interpretarte desde dónde estés. I love Illescas.

*Reportaje de Roberto Muñoz, Carlos Correa y Katia Duharte. El baño del cóndor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s